Es ilegal todo lo que se hizo en el caso Vandenbroele

Mena afirmo que el Programa que se encarga de proteger la identidad y resguardar la vida de testigos importantes, va a ingresar en un ciclo de revisión, por lo que se hará una profunda auditoría, y cualquier irregularidad detectada será inmediatamente denunciada, como por ejemplo la del caso Vandenbroele.
caso Vandenbroele
febrero 20, 2020
Facebook
Twitter

Lo manifestó el secretario de Justicia de la Nación Juan Martín Mena en diálogo con el El Destape, afirmando que durante la gestión de gobierno del Presidente Mauricio Macri, existió un funcionamiento anormal e ilegal en el Programa de Protección de Testigos, además remarco que la anulación del decreto por el cual el ex mandatario intentó ocultar todas las irregularidades cometidas en el programa, es solamente para ordenar los desvaríos jurídicos de la gestión anterior y por supuesto devolver a su lugar natural el programa.

Decreto mata decreto, por lo cual el Presidente Alberto Fernández derogó las modificaciones que el ex mandatario había realizado al programa, a solo dos semanas después que se conociera el caso Vandenbroele, en el que el macrismo le financio un hotel boutique a Alejandro Vandenbroele, el testigo clave para poder condenar a Amado Boudou.

Mena afirmo que el Programa que se encarga de proteger la identidad y resguardar la vida de testigos importantes, va a ingresar en un ciclo de revisión, por lo que se hará una profunda auditoría, y cualquier irregularidad detectada será inmediatamente denunciada, como por ejemplo la del caso Vandenbroele.

El funcionario de gobierno advirtió que durante 16 años el Programa de Protección de Testigos estuvo a cargo de Justicia, y que Mauricio Macri luego de usufructuarlo de forma bastante irregular, sin justificación técnica ni jurídica intentó arrebatárselo, por lo que considera que el nuevo decreto del Presidente Alberto Fernández viene a devolverlo a su lugar natural, de donde no debió haber salido nunca.

Escucha a Juan Martín Mena hablando sobre el caso Vandenbroele